Noticias
 
 

Carta del Papa Francisco a los obispos chilenos


Dolor y vergüenza del Papa al conocer testimonios de graves abusos sexuales, de conciencia y poder en Chile.

Carta del Santo Padre:

A través de una carta dirigida a los Obispos de la Conferencia Episcopal del Chile, el Papa Francisco da cuenta de su honda impresión tras haber recibido el informe realizado por Mons. Charles Scicluna, arzobispo de Malta, Presidente del Colegio para el examen de los recursos (en materia de delitos más graves) en la Congregación para la Doctrina de la Fe, y Mons. Jordi Bertomeu, oficial de dicha Congregación, luego del proceso de escucha realizado en Nueva York y en Santiago durante el mes de febrero.

En este documento el Pontífice señala que, luego de una lectura pausada de las actas de este proceso de escucha, "creo poder afirmar que todos los testimonios recogidos en ellas hablan de un modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas y les confieso que ello me causa dolor y vergüenza".

En la misiva, el Santo Padre se dirige al plenario de obispos de la CECh para invitarlos a trabajar juntos, en restablecer la confianza en la Iglesia chilena: "escribo a ustedes, reunidos en la 115ª asamblea plenaria, para solicitar humildemente vuestra colaboración y asistencia en las medidas que a corto, medio y largo plazo deberán ser adoptadas para restablecer la comunión eclesial en Chile, con el objetivo de reparar en lo posible el escándalo y restablecer la justicia. Para estos fines, el Papa ha convocado a los los Obispos chilenos a Roma, para "dialogar sobre las conclusiones de la mencionada visita y mis conclusiones".

En el texto, Francisco también reconoce que ha "incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada". El Santo Padre, además, pide perdón a todas aquellas personas que ofendió y anuncia que se reunirá con representantes de las personas entrevistadas por quienes condujeron el proceso de escucha confiado.

Junto con eso, el Sumo Pontífice convocó a la Iglesia chilena a un "estado de oración". Citó palabras de Jesús en el evangelio, donde pide: "Permaneced en mí (Jn 15,4)", y agregó esta reflexión: "Estas palabras del Señor resuenan una y otra vez en estos días. Hablan de relaciones personales, de comunión, de fraternidad que atrae y convoca. Unidos a Cristo como los sarmientos a la vid, los invito a injertar en vuestra oración de los próximos días una magnanimidad que nos prepare para el mencionado encuentro y que luego permita traducir en hechos concretos lo que habremos reflexionado. Quizás incluso también sería oportuno poner a la Iglesia de Chile en estado de oración. Ahora más que nunca no podemos volver a caer en la tentación de la verborrea o de quedarnos en los "universales". Estos días, miremos a Cristo. Miremos su vida y sus gestos, especialmente cuando se muestra compasivo y misericordioso con los que han errado. Amemos en la verdad, pidamos la sabiduría del corazón y dejémonos convertir".

- Descarga la carta completa abajo.

Mensaje conclusivo de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de Chile:

Acogiendo con fe y obediencia filial la carta del Papa Francisco, los obispos expresan su voluntad de hacerse cargo "de los errores que nos correspondan y corregirlos, de tal forma que la Iglesia sea, cada vez más, un ambiente sano y seguro para niños, niñas y jóvenes".

Valoran que en esta carta, el Pontífice "abre su corazón ante el dolor abrumador de los abusos que le dieron a conocer sus enviados especiales y nos convoca a Roma a dialogar con Él sobre sus conclusiones, para colaborar "en el discernimiento de las medidas que a corto, mediano y largo plazo deberán ser adoptadas para restablecer la comunión eclesial en Chile, con el objetivo de reparar, en lo posible, el escándalo y restablecer la justicia”.

Al respecto, los pastores señalan que acogen con “fe y obediencia filial” esta misiva y que expresan su "dolor y vergüenza porque, a pesar de las acciones realizadas estos años, no hemos logrado que las heridas de los abusos sanaran en los corazones de muchas víctimas y siguen siendo una ‘llaga’ abierta en el corazón de la Iglesia en Chile". 

Los obispos renuevan su esperanza porque ven en esta "intervención del Sucesor de Pedro un camino concreto para que juntos podamos ayudar a sanar y reparar las heridas que aún permanecen abiertas. La carta del Papa la recibimos como una invitación a asumir con magnanimidad y humildad este desafío".

"Queremos hacernos cargo de los errores y corregirlos"

Para iniciar este camino, añade el mensaje, la Iglesia se pone en estado de oración, escucha, discernimiento y disponibilidad para renovar la comunión eclesial. "Queremos hacernos cargo de los errores que nos correspondan y corregirlos, de tal forma que la Iglesia sea, cada vez más, un ambiente sano y seguro para niños, niñas y jóvenes". 

Finalmente, los obispos piden a las comunidades que les ayuden con su consejo y oración, como lo pide el propio Papa: "las víctimas han de ser el primer motivo de nuestra plegaria y reparación", y encomiendan a la Virgen del Carmen este camino de conversión y de renovación eclesial.

- Descarga el mensaje completo abajo.

Fuente: Comunicaciones CECh. 

   


Documentos: · Carta del Papa Francisco a los Obispos de Chile · Mensaje Conclusivo Asamblea Plenaria de los Obispos de la Conferencia Episcopal de Chile






 

PARROQUIA
SAN JUAN APOSTOL
DE VITACURA