Noticias
 
 

Francisco inicia un nuevo ciclo de catequesis sobre el Espíritu Santo


El Espíritu Santo es, en sí mismo 'el don de Dios por excelencia' y, a su vez 'comunica a quien lo acoge diversos dones espirituales', señaló en Santo Padre

El Papa Francisco inicia hoy un ciclo de catequesis dedicadas al Espíritu Santo, que 'constituye el alma y la linfa vital de la Iglesia y de cada cristiano'. El Espíritu Santo es, en sí mismo 'el don de Dios por excelencia' y, a su vez 'comunica a quien lo acoge diversos dones espirituales'. La Iglesia individua siete, un número que simbólicamente indica plenitud y son los que se invocan en la antigua oración llamada 'Secuencia del Espíritu Santo': sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.

El Santo Padre ha hablado del primero: la sabiduría. 'No se trata simplemente -ha dicho- del saber humano que es fruto del conocimiento y de la experiencia'. La sabiduría que concede el Espíritu Santo es 'la gracia de poder ver todas las cosas con los ojos de Dios.... Es ver el mundo, las situaciones...los problemas, todo, con los ojos de Dios. ....Y obviamente esto deriva de la intimidad con Dios... de la relación de los hijos con el Padre...Cuando estamos en comunión con el Señor, el Espíritu Santo es como si transfigurase nuestro corazón y nos hiciera percibir todo su calor y su predilección'.

El Espíritu Santo hace entonces del cristiano 'un sabio'. ¡Pero -ha explicado Francisco- no en el sentido de que tiene una respuesta para todo, que sabe todo, sino en el sentido de que...sabe como actúa Dios, conoce cuando algo es de Dios y cuando no lo es...El corazón del sabio, en este sentido, tiene el gusto y el sabor de Dios...Tenemos dentro de nosotros, en nuestro corazón al Espíritu Santo: podemos escucharlo o no. Si lo escuchamos, nos enseña este camino de sabiduría; nos regala la sabiduría que consiste en ver con los ojos de Dios, escuchar con los oídos de Dios, amar con el corazón de Dios, juzgar las cosas con el juicio de Dios. Esta es la sabiduría que nos regala el Espíritu Santo y todos podemos conseguirla. Solamente tenemos que pedírsela'.

Como ejemplo de sabiduría en la vida diaria, el Papa ha puesto el ejemplo de un matrimonio que se enfada 'y no se miran, o se miran con mala cara: ¿esta es sabiduría de Dios?. ¡No!. En cambio, si se dicen: 'Ha amainado la tormenta, vamos a hacer las paces ' y empiezan otra vez a caminar juntos en paz...ese es del don de la sabiduría'.

'Esto -ha concluido- no se aprende; es un regalo del Espíritu Santo. Por eso tenemos que pedir al Señor que nos conceda al Espíritu Santo y el don... de esa sabiduría de Dios que nos enseñe a mirar con los ojos de Dios, a sentir con el corazón de Dios, a hablar con las palabras de Dios. Y así, con esa sabiduría, vamos adelante, construimos la familia, construimos la Iglesia y todos nos santificamos. Pidamos hoy la gracia de la sabiduría. Y pidamosla a la Virgen que es Trono de la Sabiduría'.

Fuente: Servicio Informativo Vaticano








 

PARROQUIA
SAN JUAN APOSTOL
DE VITACURA